Festival Roskilde, la noche que enlutó a Pearl Jam

El “Roskilde” se creó sin fines de lucro en la década de los setentas, desde entonces, fue considerado como uno de los eventos musicales magnánimos mejor producidos en Europa y a nivel mundial junto al Glastonbury.

Para su trigésima edición, el festival danés presentó un cartel encabezado por bandas como The Cure, Oasis, Iron Maiden, Lou Reed y Pearl Jam, quienes visitaban la ciudad como parte del tour “Binaural”, con el que promocionaban a su sexto álbum de estudio.

Aquella noche del 30 de junio del 2000, no solo la manera de hacer festivales, cambiaría drásticamente para siempre, sino también, la mentalidad de los asistentes aficionados a este tipo de espectáculos, y la carrera de Pearl Jam, cuando en el momento de su presentación, el público ubicado en la zona central, avanzó de manera descontrolada hacia al frente, ocasionando que las primeras filas, terminaran aplastadas cuando las mallas de seguridad colapsaron por la presión; todo esto sucedió ante los ojos de la banda y de Eddie quien en ese momento pedía desesperadamente a las personas, que se detuvieran y retrocedieran, pero fue inútil, 9 jóvenes perdieron su vida y muchos más resultaron heridos.

Una imagen de Vedder llorando de rodillas sobre el escenario, mostraba al mundo el dolor y la impotencia que se percibía en ese mismo instante.

La banda asistió al funeral de las víctimas y se solidarizaron con ellas, había pasado poco tiempo y el shock fue tan grande, que se vieron obligados a cancelar el resto de presentaciones que tenían en Europa y regresar a Estados Unidos con la idea de una desintegración, que tiempo después, pudo ser manejada y superada.

En 2003, el tema ‘Love boat captain’ de Pearl Jam, fue editado con la frase: “Es un arte el vivir con dolor, una mezcla de luz en gris. Perdimos a nueve amigos que nunca conoceremos. Hace dos años hoy”, en 2010, Patti Smith iniciaba su recital en el mismo festival, con un “déjenme recordarlos”, mientras lanzaba 9 rosas al público, 9 rosas que tenían los nombres de las víctimas.

Ese mismo día, la banda de Seattle iniciaba un concierto en Alemania, la voz quebrada de Vedder pedía un minuto de silencio, terminando por decir: “No es algo en lo que pensemos hoy porque es el aniversario, es algo en lo que pensamos cada día. Estamos muy agradecidos de haber conocido a esas familias y de haber podido pasar por esto juntos, hemos aprendido muchas cosas de esto”.

A 17 años de esta tragedia, es oportuno tomarla como un motivo que nos promueva constantemente, la conciencia colectiva sobre nuestro actuar considerado y respetuoso hacia los demás, dentro de eventos similares.

Fuente: Ultimate Classic Rock

Redacción: Teff Palacios

Twitter: @Teff_Palacios

 

 

Lo más visto