OASIS: LA REUNIÓN QUE TAL VEZ NUNCA LLEGUE

 
Por Kevo Hidalgo
 
Mientras en Estados Unidos todo el mundo vivía la efervescencia del grunge y la edad de oro de los músicos con tendencias autodestructivas, del otro lado del charco, en Reino Unido, el britpop hacía lo propio dejando claro que la década de los noventas era más que camisas amarradas a la cintura, jeans rotos y angustia adolescente.
 
Pero a lo que venimos; no se puede hablar de britpop si no hablamos de Oasis y por consecuencia de uno de los conflictos familiares más complejos y mediáticos del rock; la eterna disputa entre los hermanos Liam y Noel Gallagher. Después de la separación definitiva de la banda en el año 2009 –que más que una separación fue un cambio de nombre debido a la salida de Noel- año tras año surgen rumores sobre una supuesta reunión, que después de alimentar falsas esperanzas en los fans suelen ser desmentidos por alguno de los Gallagher y normalmente terminan en momentos propios de un drama de televisión.
 

 
Pero, ¿realmente hay posibilidades para una reunión de Oasis? ¿Por qué no ha pasado antes? Y todavía más importante que todo lo anterior, ¿los hermanos Gallagher son capaces de resolver sus diferencias para trabajar juntos nuevamente? Te respondemos a continuación.

Round 1: Beady Eye

 

 
Si eres fan de Oasis hace mucho tiempo te diste cuenta que Liam tiene una idea bastante particular de lo que significa ser una estrella de rock; cómo olvidar cuando el mayor de los Gallagher perdió los estribos en plena presentación, se negó a cantar “Whatever” y Noel que tuvo hacerse cargo de la voz principal mientras su hermano lo fastidió durante toda la canción.
 
Incidentes como ese empezaron a volverse cada vez más frecuentes, y aunque Noel hace mucho tiempo se resignó a aceptar la naturaleza conflictiva de su hermano mayor, la tensión en la banda era generalizada y solo era cuestión de tiempo para que la situación se vuelva insostenible. Lamentablemente para sus fans así fue, después de que Liam decidiera no presentarse en un show de enorme factura minutos antes de empezar y las acumuladas diferencias sin resolver, Noel Gallagher decide dejar Oasis en 2009.
 
Entre las pocas cosas que los hermanos Gallagher comparten, el ego es la que más ha entrado en disputa desde ese entonces. Cuando Oasis se separó, Liam y el resto de integrantes decidieron formar Beady Eye; una banda que tenía todo para volverse grande pero que al final terminó siendo lo que Greta Van Fleet es para Led Zeppelin.
 
Noel por su parte empezó a trabajar en su carrera como solista con: Noel Gallagher’s high flying birds; un proyecto cuyo primer disco tuvo muy buena recepción en el mercado europeo y que lo llevó de gira por todo el continente y Estados Unidos.
 
En este panorama y con los hermanos Gallagher ocupados en sus propios proyectos, una de las canciones escogidas para ser interpretada en la ceremonia de clausura de las olimpiadas de Londres 2012 fue “Wonderwall”, emblema de Oasis. Debido a las leyes de propiedad intelectual de Reino Unido, la organización del evento tuvo que pedirle permiso Noel Gallagher, autor del tema, para que escogiera a la banda que la interprete, los elegidos fueron Beady Eye; lo que podría interpretarse como un gesto de solidaridad y reconciliación por todo lo ocurrido, pero nada más alejado de la realidad.
 
En una entrevista, Noel afirmo que el único motivo para que Beady Eye fuera la banda escogida para interpretar una de sus canciones más importantes en un evento de esa envergadura, fue porque para él, ellos eran “el mejor tributo a Oasis que había escuchado”. En el año 2014 la banda de Liam anunció su separación mientras Noel continuaría con las giras de su nuevo proyecto.
 

 

Round 2: La carrera solista de Liam


 

 
La capacidad de Noel Gallagher como compositor es innegable, temas como “Don’t Look Back In Anger”, “Stand By Me”, “Champagne Supernova” y la tremendamente icónica “Wonderwall”, son prueba más que suficiente de su talento. Liam por otra parte ni siquiera tocaba la guitarra pero tenía algo de lo que el resto de Oasis carecía, actitud y mucha personalidad.
 
Sí, tan simple como eso, Liam tenía muy clara la imagen que quería proyectar con el público y los medios; la de un tipo visceral que no pide permiso ni disculpas porque nació para ser un rockstar. Aunque realmente es más complejo que eso; los Gallagher crecieron en uno de los barrios más pobres de Manchester, en un contexto hostil en el que sobrevivía quien demostrara ser el más amenazante, algo que Liam aprendió a temprana edad.
 
Después de la disolución de Beady Eye y de comentarios de Noel afirmando que su hermano ha llegado a donde está solo por tener “cara de estrella de rock”, en octubre de 2017 Liam Gallagher publica su primer álbum solista titulado “As You Were”, que para sorpresa de todos llega a vender más de 16.000 vinilos en todo el mundo y se convierte en un éxito rotundo en Reino Unido.
 
El chico malo de Manchester por fin tenía su propio disco y le fue tan bien que incluso salió de gira por Estados Unidos y Canadá para promocionarlo. Para este punto, Liam ya era una marca que funcionaba por sí sola sin la necesidad de Oasis; tenía su propia línea de ropa, aparecía en anuncios y mantenía esa personalidad desafiante pero carismática con la que construyó su imagen desde el inicio de su carrera. Hasta ahí todo bien, pero es entonces, cuando después de años de disputas, comentarios lascivos, drama y mucha polémica, Liam Gallagher cambia el tono de su discurso y por primera vez en casi diez años intenta establecer un diálogo con su hermano Noel, lo que nos lleva a la siguiente etapa de este conflicto.
 

 

Round 3: Twitter es un campo de batalla


 

 
Como ya es evidente en este punto, la relación de los Gallagher trasciende lo musical. Es una disputa por sobre todo personal en la que el tejido de la relación no ha hecho más que deteriorarse con el transcurso de los años.
 
Durante el tiempo que ha durado el conflicto, el vaivén de declaraciones y ataques se ha desarrollado desde diferentes frentes, siendo Twitter el más reciente. Desde finales del 2019 Liam ha insinuado en esta red social su intención de reunir a la banda más importante del britpop, pero como alguna vez lo dijo Noel: “Oasis es Liam y Noel, los demás son… Los demás”, lo que deja claro que esos Twits están dirigidos para su hermano.
 
La comunidad del rock tampoco le ha sido indiferente a esta situación y hasta Dave Grohl, vocalista de Foo Fighters decidió involucrarse liderando una campaña de recolección de firmas para la reunión de Oasis en redes sociales, a lo que Noel Gallagher respondió con otra campaña de recolección de firmas pero para apoyar la separación de la banda de Grohl. En ese sentido, la respuesta de Noel a esta serie de comentarios ha sido categórica: “No va a pasar hasta que yo diga que va pasar”.
 
Pero, ¿realmente la presión mediática de los fans y otros músicos sirve de algo en esta situación?
La respuesta es, no. Es necesario entender que la reunión de Oasis no solo depende de la predisposición de sus integrantes, sino principalmente, de la capacidad de los hermanos Gallagher para perdonar todas las cosas que hicieron y dijeron durante años; y eso como todos sabemos, es un ejercicio que requiere de una profunda reflexión e introspección.
 
Una cosa es calmar los egos de Axel Rose y Slash para reunir a la formación original de Guns N’ Roses y otra solucionar en un conflicto familiar del cual solo se conocen los detalles que se publican en los medios de comunicación, mismos que por lo general están sesgados por el amarillismo para las que se prestan las situaciones de esta naturaleza.
 
Antes que músicos ó leyendas del rock, los Gallagher son dos hermanos que pasaron de robar radio transistores y vivir del seguro de desempleo, a formar la banda más importante de su generación –sin ofender a los fans de Blur, también los queremos mucho-. Lo que sea que haya pasado entre los dos en ese proceso de transición y crecimiento es mucho más complejo de lo que incluso ellos pueden comprender, lo que es evidente tras años de provocaciones mutuas.
 
La reunión de Oasis aún está lejos de concretarse, pese a que Liam acaba de insistir en redes para realizar un concierto post-cuarentena con fines benéficos, lo más probable es que que la respuesta de Noel sea la misma de siempre y es porque tal vez, Noel no está esperando una llamada de Liam para volver a hacer música juntos, lo que quizás espera es la oportunidad para conversar con su hermano en un espacio en el que ambos puedan vulnerarse y darse con todo –literal, metafóricamente y emocionalmente-, porque los Gallagher son así, dos tipos duros a los que la vida no les regaló nada y que aprendieron a salir adelante disputándoselo todo.
 
Por ahora no nos queda más que esperar, pese a todo, esta disputa nos ha dado momentos realmente divertidos y emocionantes. La vida es tan complicada para el rockstar promedio como para nosotros y si algo podemos aprender de los Gallagher es que nadie nos va a regalar nada, hay que trabajar duro; pero también que no importa lo que entiendas por éxito, sin la familia, nada es suficiente.
 

Lo más visto